Cosas que saber antes de opositar

Cuando tomamos la decisión de opositar, sabemos que hay que tomar una serie de nuevos hábitos antes de ponernos a ello. Esto nos facilitará el aprendizaje, ya que opositar significa una adquisición nueva de un gran volumen de información. Y es que hay varias cosas que hay que saber antes de comenzar a estudiar unas oposiciones. Por ello, principalmente debes tener en cuenta los principales puntos:

  • Temario y número de exámenes (puede haber más de un examen).
  • Baremación de los méritos relacionados con el puesto (experiencia laboral, cursos de formación, idiomas, etc.), es lo que se denomina fase de concurso.
  • Plazo desde la publicación de la convocatoria hasta el primer examen.
  • Titulación exigida. Puede ser una titulación básica certificada o una titulación superior. Si no dispones de la titulación correspondiente, entonces no puedes acceder a la oposición.

A partir de aquí entran los siguientes factores para ponernos a ello pero, ¿por dónde podemos empezar? Si te atrae la idea de opositar, antes debes:

1. Saber qué administración convoca las oposiciones

En España, hay 3 administraciones públicas, estas son:

  • La Administración General del Estado
  • Las Administraciones autonómicas
  • Las Administraciones locales (ayuntamientos,  diputaciones, etc).

También convocan organismos internacionales. Cada una de estas administraciones tienen competencia para planificar sus necesidades en cuanto a recursos humanos; deciden cuántas plazas ofertar así como los métodos idóneos para elegir entre los candidatos. Cada administración selecciona su personal de acuerdo a su oferta de empleo público, por lo que la Administración General del Estado lleva a cabo su oferta. También cada una de las Comunidades Autónomas que forman el estado español.

2. Familiarizarte con el programa de aprendizaje

Es indispensable disponer de una información fiable y detallada del programa de la oposición a la que se quiere optar. Dicha información se puede conseguir a través del Boletín Oficial del Estado, en las webs de los organismos e instituciones que las convocan. También es una información garantizada la que ofrecen los centros especializados en formación de oposiciones.

3. Perfil adecuado al programa elegido

Debes valorar si la oposición está relacionada con tu currículum académico, con alguna experiencia laboral previa o con tus intereses particulares. Son aspectos que debes tener en cuenta a la hora de decidirte por una u otra oposición. Esto es muy importante para que te resulte más fácil estudiar.

4. Saber si puedes permitirte opositar?

Este es un aspecto importante ya que está en función de la disponibilidad que se tenga para dedicarse al estudio y preparación del temario. Hay que tener en cuenta que a menudo esa preparación puede durar entre dos o tres años. No es lo mismo una preparación a tiempo completo al disponer de un soporte familiar a nivel económico, que enfrentarse a la misma compaginándola con la vida laboral u otro tipo de actividades. Preparar una oposición precisa de una dedicación absoluta para tener éxito.

5. Cuánta competencia vas a tener

Una convocatoria con muchas plazas no es garantía de éxito ya que también serán muchos los aspirantes. Lo más conveniente es consultar el histórico de las distintas oposiciones que nos puedan interesar para comprobar el ratio de plazas/aspirantes. Habitualmente las oposiciones más exigentes presentan una mejor proporción entre plazas convocadas e instancias presentadas.

6. Frecuencia de las convocatorias

Existen sectores de la Administración que convocan oposiciones de forma regular, cada uno o dos años. Pero hay otras que se convocan de forma más puntual y aleatoria. Conocer la regularidad de esas convocatorias es importante para planificar nuestra preparación. Ya que esto nos ayudará a planificar mejor el tiempo que tenemos.

7. ¿Y si no lo conseguimos? 

 Ten en cuenta que un porcentaje muy alto de quienes se presentan a una oposición no logran su objetivo. Hay que poner en valor los conocimientos adquiridos y la disciplina que exige su preparación, que pueden convertirse en factores positivos a la hora de optar a un puesto de trabajo en una empresa privada.

8. Motivaciones tienes para opositar

Sin duda la posibilidad de un trabajo estable y unos ingresos fijos es uno de los principales acicates para emprender la aventura de opositar, pero no ha de ser el único. Ser funcionario requiere de una vocación de servicio, no olvidemos que hablamos de servidores públicos, siempre al servicio de la comunidad.

Las oposiciones son un sector laboral muy demandado, en el cual existe mucha competencia. Tenemos que estar muy seguros antes de comenzar este trayecto educativo. En definitiva, es un camino difícil pero no imposible. Las oposiciones exigen una gran dedicación y esfuerzo, así que si estás seguro de tomar esta decisión, sólo tienes que ponerte a ello, y ponerte en manos de profesionales del sector.

13 noviembre, 2018

Utilizamos cookies própias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar estadísticas y facilitar la conexión con las redes sociales. Si haces click en Aceptar consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la Configuración de Privacidad a través del enlace.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visitas una web, esta puede almacenar y acceder a determinada información de tu navegador, principalmente en forma de cookies. Puedes controlar estos ajustes desde aquí.


Usamos cookies de Facebook para personalizar la experiencia del usuario en nuestros canales sociales.

Rechazar
Aceptar